Setting

Forgot Password

Colesterol El Gran Engaño

El gran engaño sobre el colesterol, el colesterol y las grasas alimentarias no son malas para nosotros después de todo.

Has vivido durante medio siglo en la era del «diteísmo», y esto continúa en general. Se te ha dicho lo que deberías comer, o más a menudo lo que no deberías comer. Que evites las grasas de la dieta y el colesterol. En particular, te han repetido hasta la saciedad que los huevos y la mantequilla en exceso son venenosos (es decir, que causan enfermedades y muertes en relación con la cantidad consumida), y que el colesterol es la causa de la cardiopatía coronaria (ECC).

¿Es realmente malo el colesterol?

Los consejos dietéticos erróneos que has recibido se han emitido sobre la base de la epidemia de enfermedades coronarias, que fue responsable de un gran número de muertes prematuras, tal vez 10 millones en el Reino Unido.

Se desconocía la causa, pero se decía que era la dieta y que el principal culpable era el colesterol. La hipótesis dieta-colesterol-corazón se propuso por primera vez en 1.950 y se convirtió en la política oficial de la American Heart Association en 1.957. Ha persistido desde entonces.

Pero hay dudas sobre al menos el componente dietético de la hipótesis dieta-colesterol-corazón. Las consideraciones teóricas pueden basarse en premisas falsas, como que el colesterol se produce en el cuerpo como un proceso autodestructivo, y no, en la realidad de que el colesterol LDL es la primera línea de defensa contra los microorganismos invasores. Esta realidad nos hace pensar en el gran engaño sobre el colesterol.

La investigación, a diferencia del dogma, observa los acontecimientos de una manera objetiva y estructurada. Muchas investigaciones de buena calidad han demostrado que las grasas dietéticas y el colesterol no tienen influencia en las muertes por CHD, pero la evidencia ha sido superada por el evangelismo del colesterol. El dogma gana tan a menudo, al menos a corto y medio plazo.

El supuesto peligro del colesterol se convirtió en la base de un enorme tsunami industrial respaldado por «investigaciones» en las que probablemente se escribieron conclusiones antes de los resultados.

Las conclusiones publicadas tan a menudo tienen poca semejanza con los resultados. La manipulación de la información y el fraude se describe a fondo y con claridad en el manuscrito «The Oiling of America», de Mary Enig y Sally Fallon. Ha habido y sigue habiendo mucho dinero en dietas bajas en grasa o manipuladas. Se ha mantenido y se mantiene la reputación de supuestos estudios científicos clínicos.

La hipótesis dieta-colesterol-corazón nunca tuvo sentido para aquellos que leen los documentos originales, pero pocos leen los documentos originales y los críticos fueron silenciados. El tsunami de las dietas bajas en colesterol y grasas siguió adelante y esto reforzó a el gran engaño sobre el colesterol .

El colesterol era claramente considerado como malo. Nos aconsejaron que consumiéramos carne magra, sin tocino, leche descremada, poco queso, sin mantequilla, sin huevos (o quizás uno a la semana).

El desayuno tradicional inglés estaba al final. ¡Margarina en vez de mantequilla! ¡Leche que sabía a agua! Lo peor de todo no privaron de disfrutar unas ricas tiras de tocino.

Pero el tsunami está llegando a su fin, los consejos dietéticos se están volviendo inciertos. La gente está comiendo más queso, mantequilla y crema.

Los populares programas de cocina de la televisión y las recetas de las revistas, a menudo basadas en la comida italiana, incluyen grandes cantidades de mantequilla, nata y huevos, y los cocineros piden disculpas a cualquier «policía de la dieta» que pueda estar viendo los programas.

El desayuno inglés ahora aparece en hoteles de todo el mundo. Los consejos dietéticos de los últimos cincuenta años han sido erróneos, pero esto aún no se ha reconocido oficialmente.

Ya en 1985 hubo un fuerte desacuerdo con la hipótesis dieta-colesterol-corazón por parte de varios científicos. Entre ellos se encontraba el Dr. George V Mann, profesor de bioquímica de la Universidad de Vanderbilt, Estados Unidos, un enfoque que echa por tierra a el gran engaño sobre el colesterol.

X